Atentos

Estamos atravesando un momento de agotamiento emocional debido a las incertidumbres, los miedos, los encierros, la falta cotidiana de contacto humano, las polarizaciones políticas, ideológicas, afectivas.

Nuestros recursos más inmediatos para sobrevivir a esta situación traumática que se mantiene en el tiempo, (y que no sabemos cuándo terminara) son: o recurrir a la exaltación de las emociones, lo que nos hacen sentir vivos, en control, en enojo o desesperación suficientemente fuerte como para que “alguien” (el virus, nuestras personas más cercanas, el gobierno, Dios, o algo con poderes milagrosos para “salvarnos”) nos escuche, o desistir de todo, y anestesiarnos lo suficiente como para no sentir nada, y jugar a la bella durmiente que despertará con el beso del príncipe encantado cuando ya todo peligro haya pasado.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero lo que más nos ayudará a sobrellevar este momento es estar atentos a nuestras necesidades más inmediatas para calmar los miedos que sean posibles de calmar, porque podemos localizar los peligros y tomar medidas para cuidarnos de ellos, y para abrazarnos y/o pedir que alguien confiable nos abrace frente a los miedos que nos causan los peligros que no podemos controlar, dándonos el alivio de sentirnos queridos, acompañados, entendidos, en este profundo desasosiego existencial.

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES