Ser humano

Nunca como ahora el conflicto entre lo que necesita el individuo y lo que necesita la sociedad, entre el deseo de la libertad personal para hacer lo que “yo” creo que es la mejor manera de cuidarme y el deseo de recibir el abrazo de un “otro” que me haga sentir que pertenezco, fue tan evidente.

La frase del Talmud hace referencia a la necesidad de ser para mí, porque si no, ¿quién lo será? Pero también pregunta si soy sólo para mí, ¿qué soy?

Emanuel Levinas ayuda a entender que el ser humano se construye exactamente en la relación entre el ser para mí y el vínculo con el otro. Lo que nos hace ser algo más que sólo un “ser viviente” es precisamente la construcción de nuestra existencia a partir de la interacción con la pertenencia a la comunidad que nos constituye.

No hay forma de ser “ser humano” si no resolvemos esa falsa dicotomía: no hay yo sin el otro, no hay el otro sin mí. 

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES